Main Menu

La Pobreza en Lawrence, un Negocio Redondo, y a los Politicos les Encanta.

Lawrence,

By Jose Alfonso Garcia, Senior Editor…

Arte del genio creativo de “Tano El Pibe” en colaboración exclusiva para Editorial Week.

Editorial Week, un medio especializado en asuntos de política local se hizo eco este fin de semana de una noticia jocosa o risible por demás que ha atraído a más de 2000 nuevos lectores al este medio informativo en menos de 24 horas: El concejal Mark Laplante introduce al concejo de la ciudad un proyecto para darle licencia de propiedad o permiso a los adictos a las drogas los llamados homeless que vienen a la ciudad desde otros estados convirtiendo a Lawrence en el primer centro regional de desamparados con licencias  para pedir en cualquier esquina sin ser molestados.

Laplante, un colaborador muy cercano del alcalde Rivera busca el apoyo solidario de sus compañeros concejales para convertirla en ordenanza lo antes posible. El concejal Laplante se hizo notorio cuando recientemente logró el apoyo unánime del concejo en pleno para convertir en ley otro proyecto controversial y sin sentido: Permiso para criar tres gallinas ponedoras para que cada residente pueda tenerlas en el patio de su casa para mejorar la calidad de la alimentación de la ciudadanía. Esto descabellados proyectos, más que una propuesta sincera, parecen burlas o bromas de mal gusto.

El proyecto de darles permisos para pedir o mendigar por las calles de Lawrence es una de esas noticias inusuales que solo pasan en Lawrence como manifestación única de la interacción fortuita de dos culturas irreconciliablemente diferentes: Los hispanos-latinos que al ser mayoría nos sentimos los dueños del mambo y los anglo-americanos, que aun siendo minoría luchan arduamente por mantener su poder político y económico en la ciudad lo que les ha permitido permanecer en la cima de la toma de decisiones políticas y económicas.
Es decir, han permanecido en el sitio donde verdaderamente se bate el cobre para repartir las limosnas millonarias que nos proporcionan el gobierno o instituciones privadas sin fines de lucro. Muchos residentes de nuestra comunidad empiezan a creer que nuestros problemas no se solucionarán nunca; pues la dinámica misma de la pobreza y sus defensores, generalmente muy bien pagados, no les interesa cerrar estas minas maravillosas que producen tanto oro de muy buena calidad.
En Lawrence la pobreza es un gran negocio y muy lucrativo que atrae grandes recursos y cazadores de fortuna. Los políticos de turno la usan a su favor para tratar de perpetuarse en el poder, del cual están convencidos de ser los mejores y los únicos capaces de dirigir la cosa pública.
Los males que nos aquejan se convierten en la materia prima que evoluciona esta gran industria de servicios a los desposeídos. Si observamos la historia reciente de Lawrence o aquellos que tenemos más tiempo viviendo en el área, podemos comprobar que los problemas que enfrenta nuestra comunidad hoy día, son los mismos que hace 20 años: La criminalidad, la basura, la salud, la falta de empleos, impuestos muy altos en comparación con el ingreso, y el irrespeto de los oficiales electos por el Chárter de la Ciudad.
Si mi abuelo pudiera leer este artículo y enterarse de esta medida de emergencia del más inteligente y gran concejal del distrito F, de seguro me diría, pero “Alfonso, tú te estas volviendo loco” porque hasta el más ingenuo de los damnificados de las drogas (Homeless) sabría que esto es un perfecto disparate del Sr. Laplante como una venganza de los oficiales electos contra sus constituyentes por ser tan bobos y mantenerlos en el poder en cada elección.

Please follow and like us:





Translate to you favorite Language»