Main Menu

LA CRIMINALIDAD EN LAWRENCE: Indiferencia, Fe o Ignorancia?

Por Jose Alfonso Garcia, Editor Asociado.

Lawrence Police’s Chief James Fitzpatrick

LAWRENCE:
En su página de Facebook, la joven Julissa Nuñez, como siempre muy atenta y preocupada por la crisis de segundad que nos afecta, publicó la noticia de que dos personas más fueron heridas de bala el día de hoy en Lawrence, esta vez en un conocido bar de la ciudad.

Entre los muchos comentarios que generó la noticia, dos de ellos en particular atrajeron la atención de este editor. Ambos comentarios invitaban a alejarse de los placeres mundanos y venir a Cristo como único antídoto a la ola de violencia que azota la ciudad de Lawrence.

Entiendo que una fe inquebrantable puede mover montañas y creo firmemente que puede ser alimento para el espíritu, pero lamentablemente, la criminalidad no respeta lugares sagrados, familias honorables o delincuentes despiadados. El crimen no distingue entre las iglesias, la comunidad de fe o los antros de perdición.

La tragedia nos sorprende cuando menos lo esperamos, en el lugar menos indicado. Sostenemos la opinión de que deberíamos distribuir nuestros esfuerzos y responsabilidades entre orar fervientemente por la paz de los Lawrencianos en nuestros hogares, o en el seno de las iglesias y a la vez alzar nuestros reclamos a nuestras autoridades para que se busque una salida razonable a esta crisis de seguridad pública que nos afecta a todos. Recordemos la desafortunada señora que hace solo unos meses fue muerta en Lawrence alcanzada por un disparo mientras dormía tranquilamente en la paz de su hogar.

Como dije en un reciente artículo aquí en Editorial Week recientemente:  “cuando el crimen toca a tu puerta” entonces y solo entonces, nos damos cuenta de que existe, de que es real, y nos lamentamos amargamente de haber sido tan indiferentes.

Por primera vez en la historia de Lawrence, solo en los últimos seis (6)  meses, una diez (10) persona han sido asesinadas violentamente y decenas de otras han sido heridas de gravedad por balaceras que se producen en cualquier esquina, sin destacar que cuatro de estos asesinatos parecen perpetrados al estilo de  “ajuste de cuentas”, como publica el periódico Eagle Tribune. Esto sin contar los asaltos, los atracos a manos armadas, y los robos que han estado a la orden del día. Ah, y sin olvidar que ante los ojos de ciudades y estados vecinos somos los primeros, los No. 1, en la distribución y venta de estupefacientes en toda el área, (Este reconocimiento a nuestra comunidad talvez llene de orgullos a los auspiciadores de que Lawrence sea una ciudad santuario).

Algo no menos preocupante es que parece que, como comunidad, nos estamos acostumbrando a ver el crimen como algo normal que pasa en cualquier parte y el echo de que nuestras autoridades no han dado una respuesta contundente a esta ola de violencia haciendo pública una estrategia creíble para enfrentarla. Estamos en un año de elecciones y esta inseguridad e incertidumbre que vivimos podría afectar los propósitos reeleccionistas del alcalde Dan Rivera.

Si queremos combatir el crimen, empecemos por reconocerlo, negarnos a verlo como algo normal, y sobre todo, a denunciarlo. De no hacerlo, nos haríamos cómplices por omisión y estaríamos olvidando uno de nuestros deberes ciudadanos.

Please follow and like us:





Translate to you favorite Language»